The Edit: Marian

Una luna llena ocurre cuando la Tierra se sitúa entre la Luna y el Sol, es una de las manifestaciones más brillantes entre las fases lunares. La meditación y la anotación de metas e intenciones durante este tiempo son una gran práctica que te permite aprovechar la poderosa energía de la luna.

La luna nueva es la primera de las fases lunares y ocurre cuando este cuerpo celestial se coloca entre la Tierra y el Sol. Durante siglos, se ha percibido como un período de renovación y reflexión, por lo que es la oportunidad perfecta para nuevos comienzos.

A excepción de un contorno iluminado en forma de “c”, la fase de luna creciente es la oportunidad ideal para hacer un poco de introspección, así como para practicar algunos rituales desintoxicantes en los que intentamos soltar aquello que nos ancla.